LOS QUE HACEMOS DE ESTE BLOG UNA CASA DE LOCOS

LOS QUE HACEMOS DE ESTE BLOG UNA CASA DE LOCOS

MORGANA

JOTAELE

AGÜELO COCINILLAS

Oficialmente, profesora

Escritora

Casada y madre de familia

Me gusta leer, escribir y el rock and roll

Toco la guitarra

Hago dameros

Me gusta Patán

Odio la política y los programas del corazón

Oficialmente, abogado

Seductor

No sabe, no contesta

Me gustan las mujeres

Toco lo que me dejan

Hago el amor

Me gusta Betty Boop

Odio a Belén Esteban y a María Antonia Iglesias

Oficialmente, jubilado

Naturalista

Viudito y disponible

Me gusta observar la naturaleza humana

Ya no toco nada

Hago disecciones

Me gusta doña Urraca

Odio la caza, la pesca y los toros.

LIBROS LEÍDOS INVIERNO 2013

J.K. ROWLING: Una vacante imprevista
NOELIA AMARILLO: "¿Suave como la seda?
LENA VALENTI: "Amos y mazmorras"

martes, 4 de octubre de 2011

COMIENDO POR LA CORUÑA: EL MONO PACO ***

Foto por gentileza de "El Mono Paco"


CLASIFICACIÓN:

*****Pásate todo el mes ahorrando para ir
****  Espera a que te invite tu churri
***    No está mal, pero cocina mejor tu madre
**     Píllate algo en el kebab de debajo de casa
*       Coge fama y échate a dormir: aprende a cocinar, coño
Rúa Mercado, 4, 15001 La Coruña 

PRECIO POR PERSONA: Salmorejo, Carpaccio de buey, Tosta de jamón de guijuelo y tomate. Coulant con helado. Vino. 15 euros.



El mono Paco es una pequeña vinoteca situada a las puertas del casco viejo de La Coruña, en una zona donde predomina una clientela juvenil, y juvenil es su propuesta gastronómica, aunque no exenta de cierta sofisticación: ensaladas, tostas y bocadillos (no en el sentido literal y prosaico de la palabra) conforman el grueso de una carta que se completa con unos cuantos platos y raciones de cocina, como el solomillo ibérico, las croquetas o el pulpo a la plancha. Tiene una excelente relación calidad-precio. El carpaccio es de los mejores que he probado, a pesar de que lleva apio (lo odio, pero no se le nota). Lo conozco porque entré por casualidad un día para tomar una caña y hacer tiempo, pues cenaba en el local de al lado (ya lo reseñaré también) y llegaba un poco pronto. Me fijé en la carta y me llevé una tarjeta con intención de reservar la próxima vez. He cenado allí dos veces y me ha gustado. Me parece una opción de lo más correcta para una cena informal, en plan tapeo. Tiene una pequeña terraza para las pocas veces que las noches coruñesas invitan a disfrutar del aire libre (y para los fumadores). Además, hacen mojitos y otros cócteles bastante ricos. Si pasáis por La Coruña y queréis cenar bien y por poco precio, no olvidéis este simpático local.


No hay comentarios:

Publicar un comentario