LOS QUE HACEMOS DE ESTE BLOG UNA CASA DE LOCOS

LOS QUE HACEMOS DE ESTE BLOG UNA CASA DE LOCOS

MORGANA

JOTAELE

AGÜELO COCINILLAS

Oficialmente, profesora

Escritora

Casada y madre de familia

Me gusta leer, escribir y el rock and roll

Toco la guitarra

Hago dameros

Me gusta Patán

Odio la política y los programas del corazón

Oficialmente, abogado

Seductor

No sabe, no contesta

Me gustan las mujeres

Toco lo que me dejan

Hago el amor

Me gusta Betty Boop

Odio a Belén Esteban y a María Antonia Iglesias

Oficialmente, jubilado

Naturalista

Viudito y disponible

Me gusta observar la naturaleza humana

Ya no toco nada

Hago disecciones

Me gusta doña Urraca

Odio la caza, la pesca y los toros.

LIBROS LEÍDOS INVIERNO 2013

J.K. ROWLING: Una vacante imprevista
NOELIA AMARILLO: "¿Suave como la seda?
LENA VALENTI: "Amos y mazmorras"

domingo, 13 de noviembre de 2011

CUATRO MESES. EMPIEZAN LOS PROBLEMAS

Algún iluminado de las muchas páginas de atletismo que consulto en la red dijo que pasados los tres primeros meses eso del running se volvía algo guay y maravilloso. Bien, era mentira. Es mentira. Cochinísima, vamos. Me había quedado yo hace cuatro semanas pensando que todo el monte era orégano o, incluso, orgasmo, y de repente, plof. La desilusión.
Porque estaba yo muy contenta porque no tenía agujetas más que en algunas partes del tronco y al día siguiente se me pasaban, así que nunca pensé que de repente podían empezar a dolerme las piernas de una forma espantosa. Concretamente, las espinillas. Un dolor horroroso y lacerante que comenzaba a los cinco o diez minutos de empezar a correr y que me obligaba a ceder hasta la caminata. ¡Un horror! Justo ahora que me disponía a ir ya cinco días a la semana, tres de carrera y dos de series para mejorar un poco la velocidad. Entré en pánico. ¿Por qué ese dolor? ¿Por qué ahora? ¿No se supone que a estas alturas mis músculos tienen que estar ya acostumbrados al ejercicio? 
En las mismas páginas donde el alumbrao anunciaba que a partir de los tres meses eso de correr es la hostia, encontré que una lesión frecuente en el corredor de fondo es la periostitis tibial, que no es más que la inflamación de toda la musculatura que rodea la tibia. Y se puede cronificar si se sigue entrenando sin hacerle caso. Imposible obviarla, el dolor es bastante insoportable.
Menos mal que tengo recursos, porque lo último que me apetecía era arribar en el puerto del traumatólogo y salir de allí con una receta para un par de cajas de antiinflamatorios de última generación que me horadaran el estómago. Pregunté a un amigo profe de Educación Fisica y me dijo que probablemente era de las zapatillas, sí, de esas que me autorregalé hace dos meses y que, aunque no fueron carísimas, tampoco me salieron baratas. Como no es plan comprarse unas nuevas, me aconsejó ponerles unas plantillas de descarga (taloneras) y unos ejercicios específicos de calentamiento y estiramiento al empezar y acabar. Mano de santo. Por fin he podido correr esta semana 35 minutos seguidos sin el menor dolor por primera vez en este mes. Además, me dijo que probablemente sea pronadora (piso con la parte interior del pie) y que lo tuviera en cuenta al comprar las siguientes zapas, dentro de unos seis o siete meses.
Más desgracias. ¿Han oído hablar del test de Cooper? Cooper era un alumbrao que inventó una prueba para los aviadores norteamericanos, para poder hacer grupos de entrenamiento según su resistencia. La idea se basa en correr durante doce minutos seguidos y medir la distancia recorrida. Hay unas tablas en las que, según la edad y el sexo, te dice qué tal es tu forma física. Ya sabía que la mía no era de echar cohetes precisamente. En los doce putos minutos sólo soy capaz de recorrer kilómetro y medio. Hombre, estoy en el límite entre lo normal y lo penoso. Podía ser peor. Lo ideal es hacerlo en una pista cubierta y no al aire libre con el viento en contra (o a favor). Porque esa es otra: hemos enlazado un temporal con otro y yo, como buena mula que soy, he seguido saliendo a correr. Uno de los días llegué calada hasta los huesos, me pilló lluvia torrencial con viento racheado. La parte buena es que tenía todo el paseo para mí sola.
Total, que a sólo seis semanas de la maldita San Silvestre (7,700 km) estoy haciendo cuatro kilómetros y poco en treinta y cinco minutos. A ver qué diantre hago este mes. Los sabrán dentro de cuatro semanas. Hasta la próxima.

2 comentarios:

  1. Menos gritos, milagritos... ;-b
    En otras épocas, la gente se auto-atizaba con cuero en la espalda para sentirse bien (y ya de paso, salvar su alma). Luego con algún potingue de la época, curaban sus heridas, y a pecar de nuevo.
    Tu, con unas plantillas, mas feliz que una perdiz.
    Pero...¿y lo que has aprendido de la experiencia? xDD
    PD: Mi nivel no entra en el test Cooper. Después de ese, hay otro (el Test "Andres"). Yo estoy en la parte mas baja de este último.

    ResponderEliminar
  2. Uh, los hay que aun se atizan, vecino, jajajajja. Pues me ha ido de coña con las plantillas. Ya te contare en el proximo post. Bicos.

    ResponderEliminar