LOS QUE HACEMOS DE ESTE BLOG UNA CASA DE LOCOS

LOS QUE HACEMOS DE ESTE BLOG UNA CASA DE LOCOS

MORGANA

JOTAELE

AGÜELO COCINILLAS

Oficialmente, profesora

Escritora

Casada y madre de familia

Me gusta leer, escribir y el rock and roll

Toco la guitarra

Hago dameros

Me gusta Patán

Odio la política y los programas del corazón

Oficialmente, abogado

Seductor

No sabe, no contesta

Me gustan las mujeres

Toco lo que me dejan

Hago el amor

Me gusta Betty Boop

Odio a Belén Esteban y a María Antonia Iglesias

Oficialmente, jubilado

Naturalista

Viudito y disponible

Me gusta observar la naturaleza humana

Ya no toco nada

Hago disecciones

Me gusta doña Urraca

Odio la caza, la pesca y los toros.

LIBROS LEÍDOS INVIERNO 2013

J.K. ROWLING: Una vacante imprevista
NOELIA AMARILLO: "¿Suave como la seda?
LENA VALENTI: "Amos y mazmorras"

miércoles, 26 de mayo de 2010

PATRICIA VILARIÑO, LA GRAN DAMA DE LA FOTOGRAFÍA






¿Cuándo un artista se da cuenta de que realmente lo es? Espinosa cuestión. Para mí lo es desde el momento en que lo que se ha imaginado en su cabeza tiene un correlato perfecto en el soporte que haya elegido para su arte, sea éste papel, imagen o pentagrama. Eso mismo comentábamos hace poco Patricia Vilariño y yo, a altas horas de la madrugada, entre vapores de alcohol y humo de cigarrillos. Por eso yo nunca llegué a ser fotógrafa y me dedico a la literatura, aunque lo intenté una temporada: lo plasmado en la película no coincidía para nada con la composición que yo me había hecho en mi imaginación.
Patricia Vilariño es una artista: está claro que, desde luego, el resultado que ella imagina en su cabeza debe de acercarse bastante a la realidad de lo plasmado en sus excelentes fotografías. Y ahora inaugura página web para mostrar al mundo sus creaciones y yo, desde mi modesta pluma, quiero gritarlo a los cuatro vientos porque me parece una fotógrafa excepcional. Si de algo me sirvió dedicarme a ello una temporada, fue para hacerme con los rudimentos básicos de este complicado arte, así que sé de lo que hablo.
Patricia es aún muy joven, pero veterana en esto de tirar placas, ya que empezó a dedicarse a ello a los catorce años. Alguien pensará que hoy en día es fácil hacer buenas fotografías con las cámaras digitales. No digo que no, pero una cosa es hacer fotografías y otra muy distinta hacer pequeñas obras de arte.
Para empezar, ella sigue utilizando el método tradicional: cámara analógica y carrete. Digitaliza sus fotos de tal forma que es imposible notar que proceden de un negativo físico. Y es versátil: se brujulea igual de bien en fotografía panorámica y paisajes que en retratos y primeros planos. Está claro que el diafragma y el obturador no tienen secretos para ella.
Sin embargo, su juventud la delata en su curiosidad insaciable a la hora de elegir temas y motivos y dar otra perspectiva a imágenes que hemos visto cientos de veces, sobre todo en fotos supuestamente “turísticas”. Patricia da otra visión a la Fontana de Trevi, al Vaticano, o al Puente Vecchio. Una visión alejada del turismo de guía y autobús.


Tiene la capacidad innata de captar la esencia de los lugares que visita, en este caso lo decadente de las ciudades italianas, haciendo que el espectador se crea parte de esa realidad y no visitante ocasional. Me gustan especialmente las fotos captadas de la vida cotidiana y de los tipos anónimos que pueblan las calles, como los mimos o los músicos callejeros, los vendedores…



Ella no se ancla y experimenta con todo: panorámica y retrato, lo grandioso de la Piedad de Miguel Ángel frente a lo efímero y cotidiano de un cigarrillo quemándose en un cenicero, visor deportivo, color y blanco y negro, interiores y paisajes, animales y nocturnos, técnicas de enfoque y desenfoque, película lenta y rápida, ojo de pez… Es precisamente ese afán experimental su mejor baza, acompañado de la sensibilidad para los pequeños detalles que, a mi juicio, todo fotógrafo profesional debe tener, la que los distingue de los que, simplemente, hacemos fotografías.
Entre la temática de su obra hay que destacar la que se corresponde con dos de sus grandes pasiones: los caballos y la fórmula uno. En estos trabajos se puede apreciar su dominio del visor deportivo, congelando imágenes a tiempo real, técnica dificilísima de controlar, por cierto.





























Espero que su nueva página web sea visitadísima y admiradísima, porque es lo menos que se merece. Aquí os dejo mi personal selección de su trabajo, mi particular homenaje, aunque al pasar el vídeo a youtube se pierde mucha calidad. La elección del tema musical que la acompaña no ha sido al azar, porque Patricia es, ante todo, una dama, la gran dama de la fotografía.


Fotos: Patricia Vilariño
Texto y vídeo: Ana Vázquez Villarreal
Banda sonora: "Lady", Supertramp

5 comentarios:

  1. Bravo!! Por las fantásticas fotografias, y por la muchas coincidencias, yo no soy ninguna artista, pero si una gran aficionada a la fotografía, a la equitación y el mundo del caballo y la fórmula 1. En la página de Patricia, hay muchaaas cosas con las que disfruto muchísimo
    Bstos. maite

    ResponderEliminar
  2. magnifica entrada y magnificas fotos las de Patricia..
    BSSSS

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho tu entrada y también las fotos. Un pequeño placer a estas horas para animarnos un poco el día. Besicos.

    ResponderEliminar
  4. Hace tiempo que persigo una teoría: Si una imagen es brillante (en el sentido lumínico de la palabra), quien aprieta el botón, es una persona feliz. Y las fotos de Patricia son muy luminosas. Tiene que ser cantidad de maja...

    ResponderEliminar
  5. Lo es, lo es... yo sólo tengo amigos majos, jajaja

    ResponderEliminar