LOS QUE HACEMOS DE ESTE BLOG UNA CASA DE LOCOS

LOS QUE HACEMOS DE ESTE BLOG UNA CASA DE LOCOS

MORGANA

JOTAELE

AGÜELO COCINILLAS

Oficialmente, profesora

Escritora

Casada y madre de familia

Me gusta leer, escribir y el rock and roll

Toco la guitarra

Hago dameros

Me gusta Patán

Odio la política y los programas del corazón

Oficialmente, abogado

Seductor

No sabe, no contesta

Me gustan las mujeres

Toco lo que me dejan

Hago el amor

Me gusta Betty Boop

Odio a Belén Esteban y a María Antonia Iglesias

Oficialmente, jubilado

Naturalista

Viudito y disponible

Me gusta observar la naturaleza humana

Ya no toco nada

Hago disecciones

Me gusta doña Urraca

Odio la caza, la pesca y los toros.

LIBROS LEÍDOS INVIERNO 2013

J.K. ROWLING: Una vacante imprevista
NOELIA AMARILLO: "¿Suave como la seda?
LENA VALENTI: "Amos y mazmorras"

jueves, 3 de junio de 2010

PRIMERA SEMANA CON LA IPAD

imagen: www.puertopixel.com



El señor que duerme conmigo es el culpable de mi adicción. Dicen que dos que comparten colchón se vuelven de la misma condición: yo le contagié mi amor por los animales y él a mí mi enganche a la manzana. Todo empezó con un ipod de veinte gigas hace ya unos cuantos años y ahora casi no entra en casa nada que no tenga la manzana dichosa serigrafiada en la tapa.

En fin, al tajo: somos propietarios de una ipad de treinta y dos gigas con conectividad 3G. ¿Merece la pena? Hace cinco días que la maquinita entró en casa y estas son mis primeras impresiones, que paso a destripar para los indecisos:

1) Tamaño: no sustituye a la comodidad de una PDA. Es grande, para llevar en el bolso se necesita un it-bag de los potentes. Por mí no hay problema, en vez de bolsos casi uso maletas. Mi señor marido tendrá que usar el maletín del portátil, y ya puestos... hay portátiles monísimos de última generación por la mitad de precio, o por la tercera parte si me apuras, y con muchísimos más gigas de capacidad.
2) Pantalla: es un pantallón, evidentemente. Las fotos y vídeos se ven de pinga. Y táctil, pongamos por caso que estás en google, con tocar la ventanita de búsqueda se despliega el teclado virtual para que introduzcas el texto. Por cierto, habrá que tener a mano a) un pañito ad-hoc para limpiarla, los hay en Lidl por un precio irrisorio y b) una funda para que la pantalla no se raye. Después volveré a este tema.
3) Transferencia de datos: única y exclusivamente a través del programa itunes de mac, que puede usarse perfectamente en un PC (de hecho, yo tenía el itunes en un PC hasta que me cambié a la manzana). Lo cual quiere decir que es IMPOSIBLE transferir datos de la ipad al PC. Política de mac aplicable a todos sus productos (ipod, iphone, etc). Sincroniza los calendarios del mac, pero no sé qué tal sincronizará los de los equipos que no tengan ical. De hecho, jamás en la vida he conseguido transferir satisfactoriamente los datos de ical a mi agenda palm. El bluetooth que acompaña a la ipad sólo sirve para usar auriculares y teclado inalámbricos. Con el itunes se pueden transferir música, vídeos y libros electrónicos, estos últimos siempre en formato EPUB, para lo cual hay que descargarse un programa de conversión llamado CALIBRE, gratuito, que pasa los .pdf a .epub, aunque el resultado puede no ser el esperable (erratas en el formato). Lo mismo para los vídeos, sólo soporta el formato compatible con itunes, que creo que es MP4. No lo sé con certeza porque no es mi intención usarlo para vídeo, lo que me lleva a:
4) Capacidad: más que suficiente para agenda, correo y libros, pero escasa para todas las prestaciones que tiene, como vídeo y música.
5) Aplicaciones: cutrísimo. Viene con correo electrónico, wifi, ipod, bloc de notas, agenda, visor de fotos y de vídeo y poco más, como cualquier agenda electrónica medianeja de hoy en día. No tiene procesador de textos, lo cual para mí es esencial. Sí pueden visualizarse los textos adjuntados como archivo de correo, pero no se pueden modificar. Hay cien mil aplicaciones disponibles para descargar en itunes, ya sea gratis o paganini. La aplicación ibooks, para leer los libros electrónicos, es gratuita y absolutamente deliciosa, pero el procesador de textos cuesta 10 euros. Otra cosa, sólo para sincronizar la ipad con itunes ya hay que abrir una cuenta en applestore y dar un número de tarjeta, of course. El catálogo de aplicaciones es inmenso: juegos, periódicos, navegadores, redes sociales, audiolibros, etc. Muchas gratuitas, cierto, pero la mayoría son de pago. Y el catálogo de libros no es para echar cohetes precisamente. Yo los descargo by the face de otras páginas y después los convierto.
6) Accesorios: peor me lo pones: la ipad, el cable de datos, que a su vez sirve para cargarlo a la red y punto pelota. La funda, que es esencial para sacarlo de casa sin que se raye la pantalla, cuesta la friolera de 40 euros, aunque es estupenda y tiene función atril para ver las fotos en plan marco electrónico. De momento me he comprado una funda en los chinos por el módico precio de 9 euros para que al cacharro le de un poco el aire, porque no lo hemos comprado para tener en casa, que para eso ya tenemos portátil. Además, hay toda una gama de auriculares para la música y un bonito teclado que también sirve de atril para usarlo como ordenador portátil. No sé el precio ni quiero saberlo. Y, por supuesto, hay todo un catálogo de altavoces donde pinchas la ipad y de paso que reproduce música, la recarga.
7) Conectividad: tema espinoso... la cobertura de la wifi es escasa, bastante menor que un pc. Todo tiene su explicación: la ipad viene equipada con acceso a conectividad 3G, a toda leche, supongo, para la cual necesitas una tarjeta SIM que no viene con el cacharro (paganini) y una cuenta de internet a través de un móvil 3G de Movistar (paganini también). Es decir, si quieres navegación a toda leche, antes pasa por caja. Si sólo te quieres descargar el correo y decir cuatro chorradas en facebook, con la wifi te llega y te sobra.
8) Libro electrónico: que era lo que a mí me interesaba de este aparato. Para mí lo mejor, sin despreciar otras prestaciones, porque para escuchar música ya tengo un ipod y para ver vídeos tengo la tele. Aparte de que la pantalla gira según a ti te de la gana, pudiendo ver así el libro a página única o doble, las páginas se pasan simplemente con tocar la pantalla en un extremo, tiene opciones táctiles de letra y brillo de la pantalla y al salir de la aplicación y volver a entrar te remite a la página donde habías dejado la lectura. Además, puedes hacer anotaciones y dispones de un diccionario. La pantalla no es la de un e-book, no parece papel, pero por ahora no noto que canse la vista, aunque tampoco he leído más de una hora seguida, todo hay que decirlo.
9) Puertos: refatal, pero es parte de la política de apple. No hay puerto USB. Es decir, sí lo hay de salida para conectar la ipad al ordenador, pero no de entrada porque, repito, toda la transferencia de datos se hace a través de itunes.
10) Precio: es caro, coño, no tenía pensado decir lo contrario. Pero también lo es el Kindle de Amazon y hace muchas menos cosas. Y no sé a cuánto están ahora las pda, pero hasta hace poco no bajaban de los 300 euros.

CONCLUSIONES:
Está genial para gente que viaja mucho, como es nuestro caso, y no quiere ir cargada con el portátil, porque aúna las prestaciones de una pda con las del ipod y el ebook: en un solo cacharro descargas el correo, escuchas música, ves vídeos y fotos y lees libros. En compración con otros libros electrónicos de alta gama (Sony, Kindle) el desfase de precio no es tanto. Si sólo quieres un libro electrónico, el Papyre está genial de precio, o, mejor dicho, estaba, porque el último modelo ronda los 500 euros.
Por otro lado, es como comprarse un cachorro de raza, aparte de lo que apoquinas por el bicho, prepárate para un continuo chorreteo de dinero, sólo que en vez de en veterinario, vacunas, champús y vitaminas varias tendrás que invertir en aplicaciones, accesorios, tarjeta SIM, etc, etc, etc. Yo por mi parte no pienso gastar ni un céntimo, aparte de en el procesador de textos. Y no os hagáis ilusiones con el teclado virtual: no sirve para escribir más de tres líneas sin desesperarse.
En fin, he intentado ser lo más desapasionada y objetiva posible, pero he de decir que está de coña, es una maravilla para chalados de la tecnología y que, si tenéis una, disfrutadla porque merece la pena. Yo mientras os dejo un enlace sobre comparativas de precios y prestaciones de diversos ebooks. Seguiremos informando.


5 comentarios:

  1. Te confieso que no he podido leer al detalle cada párrafo de tu entrada. No es por falta de voluntad, es que mi cerebro no procesa... Prefiero cuando escribes relatos, jaja.
    Te invito en mi blog a un juego que me ha pasado Cloti. Besicos.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que aun con sus inconvenientes yo voy loca por la IPAD, pero a mi me toca esperar que pase el boom para tenerla, que la disfrutes.
    Por cierto yo también venia a invitarte a jugar, pero como Haya llegó antes te invito a un café Ja Ja
    bsts

    ResponderEliminar
  3. A estas horas ya no puedo tomar cafeína, Maithe, pero agradezco la invitación.
    Haya, ya está terminado. Mañana lo publico y le busco una foto mona, ahora estoy cansada. Bss a las dos

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que el juguetito me atrae y mucho pero dado lo que vale y poniendo el cerebro a pensar primero, como dirías tu, suponiendo que el tamaño sí que importa, me hubiese decantado por un Air de 64 GB. Lo digo sólo porque en dimensiones es practicamente calcado con la ventaja que el Air es un ordenador pleno. Creo que el IPAD sigue siendo más ligero y de este modo más cómodo pero también más limitado.
    Lo que tengo claro es que como te acostumbres a la manzanita no quieres saber nada de Windows.
    Un saludo
    Pablo

    ResponderEliminar
  5. Perdón por tardar en contestar.
    Efectivamente, no se pueden comparar. Yo, dos años después, uso la ipad para casi todo, pero eso no sustituye a un portátil por muy buenas que sean las aplicaciones. Quizá yo no sepa sacarles todo el partido, pero a día de hoy me manejo infinitamente mejor con el procesador de texto y el powerpoint del macbook que con los de la ipad, para qué mentir. Son conceptos distintos y complementarios, en mi opinión. Saludos y gracias por tu comentario, Pablo.

    ResponderEliminar