LOS QUE HACEMOS DE ESTE BLOG UNA CASA DE LOCOS

LOS QUE HACEMOS DE ESTE BLOG UNA CASA DE LOCOS

MORGANA

JOTAELE

AGÜELO COCINILLAS

Oficialmente, profesora

Escritora

Casada y madre de familia

Me gusta leer, escribir y el rock and roll

Toco la guitarra

Hago dameros

Me gusta Patán

Odio la política y los programas del corazón

Oficialmente, abogado

Seductor

No sabe, no contesta

Me gustan las mujeres

Toco lo que me dejan

Hago el amor

Me gusta Betty Boop

Odio a Belén Esteban y a María Antonia Iglesias

Oficialmente, jubilado

Naturalista

Viudito y disponible

Me gusta observar la naturaleza humana

Ya no toco nada

Hago disecciones

Me gusta doña Urraca

Odio la caza, la pesca y los toros.

LIBROS LEÍDOS INVIERNO 2013

J.K. ROWLING: Una vacante imprevista
NOELIA AMARILLO: "¿Suave como la seda?
LENA VALENTI: "Amos y mazmorras"

jueves, 10 de marzo de 2011

EL ENCARGO






Alguien a quien tengo mucho aprecio me hizo un encargo hace algún tiempo: escribir algo sobre el abuso sexual a menores. Tema peliagudo y difícil de abordar manteniendo la calma, sin deshacerse en improperios, sin proferir amenazas sangrientas. Le pregunté si quería algún enfoque en concreto y me contestó que le gustaría que reflejara que eso sucede en todas las capas sociales, no es algo exclusivo de clases desfavorecidas, y también que hiciera notar que muchas madres miran hacia otro lado por no perder ciertas ventajas en su vida. Así fue cómo se me ocurrió lo que les presento a continuación: el fragmento del diario de una mujer que, aparentemente, lo tiene todo en el mundo y, evidentemente, no quiere perderlo, aunque para ello tenga que sacrificar a su hija. Juzguen ustedes mismos:



23 de Febrero de 2011

        Hoy he tenido un día horrible… ¡Horrible!


            Ya sé que hace días que no escribo, pero… ¡estoy tan ocupada! No sé en qué estaba pensando cuando decidí escribir un diario. Pero hoy, a pesar del cansancio, necesito escribir, necesito desahogarme. Mira que esperaba el día de hoy con ilusión, por fin tendría esta tarde al profesor de golf para mí sola. ¡Está tan solicitado…! Y yo necesito urgentemente mejorar mi swing si quiero ponerme a la altura de mis amigas. Ya iba cansada, tuve paddle y peluquería por la mañana, comí con Pitusa en un reservado del Bellamy y después al golf. Dejé a Loreto con Salvador, por supuesto. Él siempre se ofrece. Yo ya le digo que no tiene por qué hacerlo, la niña ya tiene once años y se sabe cuidar solita, pero él insistió. Dijo que vigilaría si hacía los deberes, últimamente está bajando un poco en el colegio. Total, que ya estaba yo concentrada en el movimiento de cintura cuando me sonó el móvil y era ella… sí, querido diario, no te lo creerás. Otra vez era ella y con la misma historia…¡qué criatura tan fantasiosa, por Dios! Igualita a su padre, todo fantasías animadas de ayer y hoy. Que si Salvador la besa, que si Salvador la toca… ¡Pero cómo va a hacer o querer hacerle Salvador lo que ni siquiera me hace a mí! Lo que pasa es que anda leyendo tonterías, el Crepúsculo ese de los vampiros, y el Patito Feo y nosequé… lo que yo te diga: la cabeza llena de pájaros. Que al final me reventó el entrenamiento, vaya, que ya no me pude concentrar. Ya es la enésima vez este año que me viene con semejantes patochadas, y la última ya se lo dije: “Loreto, como sigas contando mentiras y bajando las notas el año que viene te mando interna, ya lo sabes”. Y ella sigue en sus trece… el otro día estaba con Pirula y Katia en el spa y me llamó allí, que si Salvador le había tocado “por arriba”. ¡Pero si no tiene nada que tocar! Por las caras que yo ponía mientras me contaba, Pirula y Katia se olieron algo y empezaron a hacerme preguntas que me resultaron incómodas de contestar. Loreto es una egoísta, no se puede ni imaginar el daño que me llegaría a hacer si sus fantasías salieran de las cuatro paredes de casa. ¿Te imaginas lo que dirían Pirula y Katia si se enteran de esto? ¿Con las ganas que tienen de verme en el barro? Y Salvador… el pobre, que la ha tratado siempre como a una hija y sé positivamente que sólo quiere su bien. Además que la tiene mimadísima, le compra todo lo que quiere. ¿Qué la niña quiere un iphone? Toma teléfono. ¿Un equipo de esquí nuevo? Toma equipo… todo, absolutamente todo se lo consiente, si se le cae la baba con ella. La suerte que he tenido yo con Salvador… anda que de buena me libré con el muerto de hambre de mi primer marido. Y esta chiquilla estúpida empeñada en manchar su nombre. ¡No lo consentiré! En fin, tengo que irme, ya está Loreto llamando a la puerta como una histérica otra vez. Otro día menos cansado te sigo contando…






Ha sido un placer participar en este proyecto. Ya sabes, amig@, llámame cuando quieras para otra colaboración.



Os dejo el enlace a la página donde fue publicado. Echad un vistazo a todos los contenidos. Es estremecedor que ocurran estas cosas.


http://www.asexoriablog.net/blog/aqui-no-pasa-nada/



 

3 comentarios:

  1. Bravo Morgana! Yo creo que lo has reflejado muy bien, es bastante triste pero está claro que eso puede pasar y pasa, y lo peor de todo es que los pederastas por lo general son reincidentes, hay cosas que nunca entenderé...
    Un besito.

    ResponderEliminar
  2. Una entrada de un diario muy veraz, y muy bien redactara. Es cierto que es una tematica dura.

    ResponderEliminar
  3. Sobre todo porque hablo desde la ignorancia. Nunca me ha tocado muy de cerca un caso de éstos, excepto con una alumna que tuve una vez. Quiero decir que por mucho que me solidarice con la causa, que lo hago, nunca podré expresarme como los que sí han sufrido algo así, quizá por eso lo planteé desde el otro lado: la frialdad más absoluta. Un besazo, tempraneros

    ResponderEliminar