LOS QUE HACEMOS DE ESTE BLOG UNA CASA DE LOCOS

LOS QUE HACEMOS DE ESTE BLOG UNA CASA DE LOCOS

MORGANA

JOTAELE

AGÜELO COCINILLAS

Oficialmente, profesora

Escritora

Casada y madre de familia

Me gusta leer, escribir y el rock and roll

Toco la guitarra

Hago dameros

Me gusta Patán

Odio la política y los programas del corazón

Oficialmente, abogado

Seductor

No sabe, no contesta

Me gustan las mujeres

Toco lo que me dejan

Hago el amor

Me gusta Betty Boop

Odio a Belén Esteban y a María Antonia Iglesias

Oficialmente, jubilado

Naturalista

Viudito y disponible

Me gusta observar la naturaleza humana

Ya no toco nada

Hago disecciones

Me gusta doña Urraca

Odio la caza, la pesca y los toros.

LIBROS LEÍDOS INVIERNO 2013

J.K. ROWLING: Una vacante imprevista
NOELIA AMARILLO: "¿Suave como la seda?
LENA VALENTI: "Amos y mazmorras"

miércoles, 16 de marzo de 2011

EL LISTO DE LOS COJONES

 Queridos amigos: como siempre, es un placer estar con todos ustedes. Sé que hace algún tiempo que no me prodigo en este pequeño rincón internetero. Háganse cargo de que mi edad es avanzada y mis actividades, numerosas. Por ello es para mí una satisfacción enorme contribuir a su cultura aportándoles un nuevo estudio sobre otro de los muchos especímenes que pueblan nuestra sociedad. Estoy hablando de EL LISTO DE LOS COJONES (con perdón).
El listo de los cojones (me referiré a él en masculino, pero puede pertenecer a cualquiera de los dos sexos), conocido en  el ámbito científico como SAPIENTISSIMUS TESTICULIS, es un tipo frecuente y molesto en el mundo que nos rodea. Sin características físicas exclusivas y relevantes, es difícil reconocerlo antes de que ejerza su ministerio, verbigracia: abrir la boca.
El listo de los cojones se caracteriza principalmente por saber de todo y de nada y demostrar estos ambivalentes conocimientos en toda situación y contexto, le haya sido requerida su opinión o no. No sólo eso: el listo de los cojones tiene dos peculiaridades: una excelente memoria, lo cual le hace recordar constantemente a los demás lo que tienen que hacer de una forma compulsiva e irritante, anticipándose a las acciones ajenas, y una capacidad innata de fijarse en lo que no debe gracias a un poder de observación insufrible. Si usted sale de casa con una mancha en la chaqueta casi imperceptible y renuncia a cambiarse pensando que nadie lo notará, el primero en hacerlo y decírselo, habiendo además otras personas presentes, será el listo de los cojones, no le quepa a usted la menor duda. El listo de los cojones suele fijarse en manchas inoportunas, descosidos imperceptibles, maquillajes mal aplicados, ojeras vergonzantes y cualquier cosa que a usted le pueda abochornar que le señalen en público. Como se puede suponer, el listo de los cojones, gracias a estas habilidades, no suele tener muchos amigos aunque lo desee con ardor. Su impertinentísima habilidad para recordar a todo el mundo lo que tiene que hacer le granjea, asimismo, no pocas antipatías. Recuérdelo siempre: el listo de los cojones se sabe su agenda mejor que usted mismo, aunque no la haya visto jamás.
El listo de los cojones no tiene el menor pudor en ocultar sus múltiples talentos, antes bien, le gustará mostrarlos al mundo abiertamente. Llamará a su timbre repetidamente mientras usted está comiendo, o haciendo aguas mayores, o cumpliendo con el sagrado deber del matrimonio, y cuando abra la puerta, harto de su insistencia, le dirá: "sé que estabas en casa porque te oí llegar perfectamente". Pues la labor de espionaje involuntario es otra de sus múltiples habilidades.
Evidentemente, al listo de los cojones le resulta harto dificultoso alcanzar la madurez sexual, debido principalmente a que, dada su irritante personalidad, no hay muchas personas dispuestas a copular con él.
Como se puede usted figurar, querido lector, el hábitat del listo de los cojones es amplio, variado e imprevisible, lo que hace imposible crear un patrón. Usted se lo podrá encontrar en todas partes, pertenecerá a cualquier clase social, su edad puede ir de los ocho a los ochenta años (hay niños verdaderamente irritantes), desempeña cualquier profesión e incluso puede ser un miembro de su propia familia. No se puede escapar a sus garras. No lo intente, le generará una frustración mayor que la irritación que el propio listo de los cojones pueda causarle.
Evidentemente, la comunidad científica, por unanimidad, no sólo no lo aconseja como mascota sino que propone su total exterminio, lo cual es curioso, pues, como pueden ustedes imaginar, en la comunidad científica hay más de un listo de los cojones.
Hasta la próxima cita, amigos. Ha sido un placer estar con ustedes.












13 comentarios:

  1. Pensaba que estabas hablando de mi vecino jejejeje

    ResponderEliminar
  2. Pues no, hablaba de mi antigua vecina, jajaja

    ResponderEliminar
  3. CREOQ NO DOY EL PERFIL JAJAJAJJAA

    EL COMPAÑERO DE MI PADRE SI...
    NOLOSOPORTOOOOOOOOOOOO!! Y TU ACABS DE RECORDARMELO ARGGGGGG!!!!

    ResponderEliminar
  4. he conocido a unos cuantos. no entiendo cómo no se dan cuenta de lo impopular de su proceder, y de los adjetivos poco amables que puede suscitar...

    morgana, sigo leyendo este blog. y has elegio con gran acierto a tus nuevos colaboradores. ;)

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Chema. Yo también sigo leyendo el tuyo.
    Glenda, todos conocemos a alguien así, o trabajamos con alguien así, aaarg

    ResponderEliminar
  6. Creo que estamos rodeados de listillos arggg
    Me encanta el abuelo cocinillas, siempre acierta
    Besos

    ResponderEliminar
  7. mezcla inequivoca de mi suegra y mi cuñada jajajajajajaja uis la lexeeeee , es que me quedo con la frase ("y cuando abra la puerta, harto de su insistencia, le dirá: "sé que estabas en casa porque te oí llegar perfectamente".") abuelooo no te pongo un monumento en el blog pq te pones tontuco !! pero te lo mereces jajajajajaja, pecha reir me dado , un besoo marimorgis!

    ResponderEliminar
  8. Queridos amigos, créanme que estoy realmente emocionado con sus amables comentarios... incluso he mojado el microscopio con mis lágrimas. Señorita Dreamon, no hace falta que me haga usted ningún monumento, para monumento ya llega usted. Espero que mi nieta me deje colaborar con más asiduidad, porque estoy encantado de la acogida que tienen mis pequeños estudios naturistas. Buenas tardes y ustedes lo pasen bien.

    ResponderEliminar
  9. Abuelo Cocinillas, en mis paseos campestres he observado que el especimen "listo de los cojones" es más tonto que el especimen "lista de los cojones". Y no, no me malinterprete usted. Mis vastos (y tan bastos) conocimientos de la literatura misógina medieval no han trastornado mi ya embotado entendimiento viendo en la estirpe de Eva todos los males de la Humanidad. Pero la "lista de los cojones" casi sin mediar palabras y con miradas como puñales clava sus uñas de diseño en cada arruga, en cada grano y en cada michelín. Claro, te dirá, como estás tan ocupada con los hijos, esos monstruitos... porque "la lista de los cojones" tiene todo el tiempo del mundo para embadurnarse con las cremas de Kanebo y para destilar un suave aroma da L'Eau de Superioridad.
    Un casto besote en su digna frente, abuelo.

    ResponderEliminar
  10. Pues no es por nada, Hortensia, pero conozco yo a cada lista de los cojones... jajajja

    ResponderEliminar
  11. todos tenemos un listo de los cojones en nuestras vidas, además creo que va en aumento su especie últimamente, jajaja.
    Un besito

    ResponderEliminar
  12. Yo es que soy tonto de los cojones. Bueno, y de lo demás, pero seguro que el "listo de los cojones" le sigue saliendo todo bien.

    ResponderEliminar
  13. Ya me preocupaba a mí la tardanza de mi tempranero... gracias por dejarte ver

    ResponderEliminar